Entre las muchas cosas tras la pasión por el trabajo, hay una que da miedo.

De la pasión por el trabajo nació esta empresa.

Con la pasión por el trabajo se mantiene, continúa, evoluciona.

Invertimos todo lo que tenemos en la pasión por el trabajo, algo que aprendimos de quienes crearon BertO en 1974, porque sabemos que la calidad Made in Meda no existe sin esa pasión por las cosas bien hechas, que tal vez nos vuelve locos pero que es la única que consigue deleitar al mundo a través de los productos que fabrica.

Cualquiera puede confirmarlo: los diseños más hermosos, los que hacen que la gente se enamore al instante en cualquier rincón del planeta, provienen de un lugar, Meda, y de una actitud hacia el trabajo, la pasión.

Quienes ya han tenido la oportunidad de leer el libro que hemos escrito sobre este tema, titulado «Lo Spirito del 74 – Las 74 palabras clave para vivir con felicidad la pasión por el trabajo», saben que hay una página de entre todas que da miedo.

Es la página 16, dedicada, precisamente, a la palabra «Miedo»:

Miedo
Un compañero de viaje a respetar

Una de las cosas más valiosas que nuestros fundadores nos han enseñado es precisamente eso: el respeto al miedo.

Cuando el trabajo significa algo más que «un trabajo», cuando es lo que da sentido a tus días y te hace sentirte orgulloso, el miedo es algo que está siempre a tu lado.

Tal vez sepas que eres bueno en tu trabajo porque te lo han dicho e incluso repetido; de ahí el miedo a no estar a la altura.

Tal vez has hecho un trabajo tan bueno que el cliente ha quedado muy satisfecho y te ha pedido repetir el mismo trabajo en otra pieza; de ahí el miedo de no ser capaz de repetir ese nivel de excelencia.

Tal vez se ha corrido la voz en Meda de que tu empresa trabaja muy bien; de ahí el miedo a no estar a la altura de tu reputación frente a tus colaboradores.

Tal vez un cliente ha viajado desde lejos durante horas a Meda para visitar el showroom; de ahí el miedo a que su tiempo invertido no sea adecuadamente recompensado.

Tal vez has tenido unos maestros tan excepcionalmente buenos que el miedo a no estar a su altura nunca desaparece.

Pero esto no debe hacerte pensar que nuestra vida laboral está dominada por la ansiedad: ciertamente está ahí, pero es parte de un juego, un juego con muchos otros componentes y, por lo general, es algo que nos emociona… incluidos los miedos.

Precisamente este miedo es la herramienta perfecta que nos mantiene alejados de la arrogancia.

La arrogancia en el trabajo es un peligro mucho mayor.

Esta puede llevarte a cometer errores, al contrario que el miedo que, como buen compañero, está siempre ahí para recordarte que tienes límites, y el sentido de la excelencia no es superar el miedo, sino superar esos límites.

Es una lección extraordinaria que aquí en BertO hemos tenido la suerte de aprender de dos fundadores de alto nivel, Fioravante y Carlo Berto, a quienes nuestro libro (así como nuestro trabajo diario) está dedicado.

Muy a menudo, y todos hemos experimentado esta sensación al menos una vez, el miedo surge también cuando tienes que tomar decisiones importantes, como cuando estás planeando tu nuevo hogar.

Tal vez tengas miedo de no hacer la elección correcta para tu ambiente, de elegir un diseño y un estilo equivocado para tu salón.
Por eso es muy importante poder contar con asesoramiento específico para tu proyecto de mobiliario.

Un diseñador de interiores experto es capaz de hacerte vivir la experiencia del diseño made in Meda gracias a la actividad de BertO.
Haz realidad tu proyecto de diseño.
¡Solicita ahora asesoramiento!

¿Quieres descubrir las 74 palabras clave que componen nuestro libro?
¡Hazte con tu copia reservada AQUÍ!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *